jueves, 28 de enero de 2016

El Palacio del Pardo


El Palacio Real de El Pardo es una de las residencias de la Familia Real Española. Su principal uso en la actualidad es el de alojar a los jefes de Estado extranjeros de visita oficial en España. Se encuentra en el Real Sitio de El Pardo (España), en el entorno del monte protegido del mismo nombre. Su gestión corresponde a Patrimonio Nacional, organismo estatal que administra los bienes al servicio de la Corona Española. Se construyó en el siglo XVI, a partir de un edificio primitivo del siglo XV diseñado por Luis de Vega. Su aspecto actual corresponde a las reformas y ampliaciones emprendidas en el siglo XVIII, a instancias del rey Carlos III, en las que participó el arquitecto Francesco Sabatini.

Además de por sus valores arquitectónicos, el palacio destaca por su decoración interior, representativa de diferentes épocas históricas. Destacan unos frescos, obra de Gaspar Becerra, restos de la decoración pictórica que tuvo el palacio durante el reinado de Felipe II.

Asimismo, es especialmente relevante su colección de tapices, del siglo XVIII, en la que figuran cinco de las series más conocidas de Francisco de Goya.

En el siglo XX, durante la década de 1920, sirvió de alojamiento a la Familia Imperial Austriaca en el destierro, antes de trasladarse a la localidad vasca de Lequeitio. Una vez acabada la Guerra Civil Española, el edificio fue objeto de una serie de obras para habilitarlo como residencia del nuevo Jefe del Estado, el general Francisco Franco. Entre las obras realizadas, destacó la habilitación de un acuartelamiento para la Guardia Mora que hacía las funciones de escolta.1 Durante este periodo (1939-1975) fue el centro de la mayoría de las grandes decisiones políticas españolas.

Tras la muerte de Franco, se emprendieron nuevas obras para su acondicionamiento como lugar de alojamiento de los jefes de estado y autoridades que visitan España. La celebración de actos oficiales y sociales, por parte de la Familia Real Española, es otro de sus usos actuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada